martes, 20 de septiembre de 2011

Rubén Moreira : Nepotismo escandaloso en Municipalidad de Alto Amazonas

por Rubén Moreira

 

Según Hoja Informativa Nº 003-2011-MPAA-OCI del 22 de agosto 2011, emitida por el propio Órgano de Control Institucional, revela una investigación que concluye señalando casos concretos de familiares trabajando en la desprestigiada corporación edil.

 

El informe con pruebas irrefutables determina -por ejemplo- que Jorge Hernández Díaz, jefe de imagen institucional, resulta siendo hijo de José Alcides Hernández Sánchez, gerente de administración y finanzas de la municipalidad, estableciéndose un parentesco en el primer grado de consanguinidad. Este hecho incumple los lineamientos previstos en la ley Nº 26771 que establece la prohibición de ejercer nombramiento y contratación de personal en casos de parentesco, resultando irrefutable que los funcionarios de confianza cometieron actos que originaron nepotismo con daño irreparable a las arcas del Estado. Mientras la población sufre por la desocupación existente, un grupo de altos funcionarios hace actos irregulares para dar puestos de trabajo, bien pagados, a familiares directos como hijos, primos y sobrinos.

 

No les importa nada, ni siquiera la posibilidad de estar inmersos en delitos de falsedad, como es el caso de José Hernández Sánchez, que para dar trabajo a su hijo tiene que mentir en el documento “Declaración Jurada para prevenir casos de nepotismo” que lleva su firma, donde declara bajo juramento que “no tengo parientes hasta el cuarto grado de consanguinidad y/o segundo de afinidad y/o vínculo conyugal con trabajador (es) de la Municipalidad de Alto Amazonas”.

 

Increíblemente para engañar a la población indican que el jefe de imagen institucional, hijo del gerente de administración y finanzas, “está laborando ad honorem”.  Pero aquí el remedio sale peor que la enfermedad, pues al establecerse las prohibiciones  concernientes a la Ley nº 26771, se puntualiza: “la prohibición de ejercer la facultad de nombrar, contratar, intervenir en los procesos de selección de personal, designar cargos de confianza o en actividades ad honorem o nombrar miembros de órganos colegiados”, lo cual es aplicable respecto de parientes hasta el cuarto grado de consanguinidad.

 

Cuando se pone al descubierto el caso de nepotismo del jefe de imagen institucional, no solamente el padre es el que miente, sino también varios funcionarios ocultan información al propio Órgano de Control Institucional.  Aquí aparecen involucrados: Alexander Bardales Ríos (jefe de logística), Armando Célis Pinedo (gerente), Luis Barrutia Feijoo (jefe de personal), entre otros. Todas esas operaciones trataban de encubrir los actos cometidos y esconder los 2,500 nuevos soles pagados a Jorge Hernández Díaz en el mes de enero de 2011.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada