miércoles, 22 de junio de 2011

Héctor Reynoso quiere aprovechar oportunidad por Vicente Chaires en el blog Moreira


Héctor Reynoso sabía que el autobús tricolor se detendría ante él tarde o temprano. Socio en la defensa central chiva de Carlos Salcido, Francisco Javier Rodríguez y Jonny Magallón, habituales convocados a la Selección Mexicana, el hombre de la larga cabellera nunca perdió la esperanza.
Eso explica la enorme sonrisa que ilumina su rostro. De vivir en el ostracismo para muchos estrategas nacionales, a tener la posibilidad de jugar en las copas de Oro y América. El destino ha recompensado su eterna paciencia.
“Jamás dejé de trabajar, ni dejaré de hacerlo. Siempre he sabido que el futbol es así, hay que estar listo para cualquier oportunidad y hoy lo estoy para recibir ésta”, subraya el zaguero, uno de los tres refuerzos tricolores para la parte final del certamen organizado por la Concacaf. “Conozco a toda esa gente que ha pasado por Selección, quienes me ayudarán a estar en el equipo y poder mostrar lo que sé hacer”.
Es lo único que ahora pasa por su mente. Llegar a un conjunto en calidad de relevo y perderse prácticamente toda la etapa de preparación del representativo Sub-22, en el que todo indica sí será titular, son situaciones que no minan la alegría que le invade.
“No he tenido tiempo de pensar en cosas negativas. Estoy muy motivado para ponerme a las órdenes de quien me ha requerido”, aclara. “Sólo he pensado en cosas positivas. Vengo a cumplir un sueño, a hacer lo que sé realizar, y a integrarme a este gran grupo de seres humanos, quienes ayer [lunes] nos recibieron muy bien, y eso me pone bastante contento”.
Tardó una década en pegar el salto al conjunto que todos anhelan integrar, así es que su energía está plenamente enfocada en mostrar por qué fue considerado y en apoyar para que los dirigidos por José Manuel de la Torre logren el bicampeonato de la región.
“El futbol es así: no hay fechas marcadas. Hoy lo estoy disfrutando al máximo, es algo que he valorado mucho”, comparte. “Eso sí está muy claro: me ha costado bastante estar acá; hoy lo valoro y no haré otra cosa más que realizar lo que sé y ojalá que sirva para este grupo que busca ganar esta Copa”.
La desventaja física tampoco le asusta. A diferencia de los 17 hombres que han trabajado durante todo el certamen, el capitán del Guadalajara tenía pocos días de entrenamiento con su club, pero está convencido de que su ímpetu hará que se empareje pronto.
“Ha llegado una inyección de motivación y todo eso que se habla de la pretemporada, de que pueda estar mal físicamente, lo he dejado a un lado. Antes de viajar para acá, hicimos futbol contra la Sub-20 y me sentí muy bien. También estoy preparado mentalmente, y eso es lo que me va a hacer fuerte”.
No podía ser de otra manera, después de que el autobús tricolor por fin atendió su solicitud de abordaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada