jueves, 23 de junio de 2011

nepotismo francia por Ruben Moreira.

Ese polo económico, que ha sido tradicionalmente escenario de turbios negociados, corrupción y escándalos políticos, está ubicado junto a París y es frecuentemente definido como el Manhattan de Francia. Tiene unos 50 rascacielos y alberga 2500 empresas de primer nivel. Allí viven 20.000 personas en forma permanente y trabajan 150.000 empleados.

Si logra la codiciada presidencia del EPAD (Establecimiento Público de Planificación de la Défense), ese joven de 23 años, que cursa segundo año de derecho y comenzó su carrera política hace apenas 16 meses, estará al frente de un gigantesco pulpo administrativo que maneja un presupuesto de casi 1500 millones de dólares.

Un manifiesto de protesta lanzado anteayer por el blogger y militante político Christophe Grébert reunió más de 43.000 firmas en 48 horas y otras 12.000 aguardan ser validadas. Las firmas no son jurídicamente válidas hasta que no se recibe una respuesta al e-mail de verificación enviado a la dirección electrónica del signatario.

El sitio mesopinions.com, que alberga el petitorio, recibió unas 150.000 visitas entre ayer y anteayer y resultó varias veces saturado por el enorme flujo de comunicaciones. En forma paralela, buena parte de la clase política reaccionó indignada ante la maniobra para designar al hijo del presidente al frente del primer polo de negocios de Europa.

Esa operación, que la oposición atribuye al presidente Nicolas Sarkozy, fue calificada de "nepotismo grosero" incluso por dirigentes del partido oficialista UMP.

Jean Sarkozy rechazó las acusaciones y reafirmó que no abandonará la lucha. Para respaldar sus ambiciones, en su defensa salieron su padre, el primer ministro François Fillon y el secretario de la UMP, Xavier Bertrand

"Nunca es bueno ensañarse con una persona en forma excesiva y sin fundamento", dijo Sarkozy.

Fillon criticó la polémica "estéril" y Bertrand preguntó si por ser hijo de Sarkozy "hay que condenarlo al exilio". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada