martes, 4 de octubre de 2011

Rubén Moreira : Nepotismo Gobierno oficializa a Velita en Francia

por Rubén Moreira

 

El Gobierno oficializó el nombramiento de la ginecóloga Cristina Velita Laboureix como embajadora del Perú en Francia, pese a que no tiene los pergaminos para ocupar tan importante cargo –salvo el acercamiento que ha logrado con la familia Humala– y su actuación ha sido muy criticada, no solo por la comunidad diplomática peruana, sino también por los residentes peruanos en París.

Como se recuerda, el Comité Cívico de Residentes Peruanos en Francia publicó –en febrero de 2003– una carta abierta al entonces presidenteAlejandro Toledo en la que critica la designación de Velita como agregada para Asuntos de Asistencia Humanitaria.

En el documento se dice que la flamante embajadora es “una persona de moral dudosa, porque es ginecóloga y ha tenido varios juicios pendientes con peruanas, en el pasado, por partos no llevados a término, así como por cobros indebidos a pobres peruanas sin papeles”. En otro párrafo se lee que “esta señora no va al consulado nunca, sigue trabajando en su consultorio”.

Pese a ello, hoy apareció publicada en el diario oficial El Peruano la resolución firmada por el presidente Ollanta Humala y el canciller Rafael Roncagliolo que oficializa su designación.

MÁS EMBAJADORES. Asimismo, el Ejecutivo también publicó sendas resoluciones que designan al excongresista nacionalista Víctor Mayorga Miranda como embajador de Perú en Cuba y Nilo Jesús Figueroa Cortavarria como embajador en Guatemala.

La actuación de Mayorga en el Congreso pasado no estuvo exenta de escándalos. Isidro Villa Quispe lo denunció en septiembre de 2009 por trato humillante.

Contó que, pese a que fue contratado como auxiliar del despacho de Mayorga, trabajó durante seis meses, desde las 7 de la mañana hasta las 9 de la noche, como vigilante particular en la vivienda del exlegislador en Lima y que incluso lo hicieron planchar las camisas del entonces congresista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada