miércoles, 5 de octubre de 2011

Rubén Moreira : Fox y su Incontinencia Verbal

Por Rubén Moreira

Vicente Fox criticó ayer la posibilidad de que la medalla Belisario Domínguez que otorga el Senado pudiera entregársele a Cuauhtémoc Cárdenas, porque según él, dicho reconocimiento se le debe dar a personajes “que ya terminan una vida de gran éxito” o “verdaderamente extraordinarias”, afirmaciones que sólo pueden ser producto de una persona con incontinencia verbal y bipolaridad a flor de piel.

No lo podemos entender de otra forma cuando en junio de 2006, al nombrarlo coordinador de los festejos del Bicentenario calificó al ingeniero Cárdenas como "figura emblemática” de la transición a la democracia, cargo que constituía “un reconocimiento a un ciudadano congruente con sus ideales y la lucha por la democracia”.

Lamentamos que Fox que se sienta ardido porque este año la presea no vaya a entregársele a un militante de su partido el PAN, como sucedió con Carlos Castillo Peraza (2007, póstumo), Luis H. Alvarez (el año pasado), a quienes nunca se les regatearon los atributos para obtenerla, y que le reste méritos a quien, aunque le pese reconocerlo, ha sido uno de los principales promotores de los cambios democráticos en México, algo que el dicharachero expresidente nunca podrá presumir.

En el caso del señalamiento referente a que el Presidente del PRI se afilie al PRD, este comentario solo puede atribuirse al estado de ánimo que guarda quien hoy ve a su partido, Acción Nacional, deslizándose al precipicio de la historia.

En todo caso, quien tendría que cambiar de partido, pero “hoy, hoy, hoy”, es el propio Fox, quien consciente de la cargada y el dedazo del “hijo desobediente” en favor de uno de los candidatos, que por cierto no es Santiago Creel, se ha convertido en el fan y palero número uno del PRI, de sus candidatos y propuestas. 

Tenemos la certeza de que en caso de hacer dicha mudanza, el expresidente cambiaría de colores pero se sentiría como en su casa, pues si algo tienen en común el PRI y al PAN es que son promotores de corruptelas y malos manejos como la deuda de Moreira en Coahuila, o las de Fernando Larrazabal en Nuevo León que ocasionaron la tragedia del Casino Royale. 

Entendemos que Fox Quesada se sienta identificado con Humberto Moreira, pues ambos forman parte de la camada de individuos que confunden la arena política con una pelea callejera, rebajando dicha actividad al nivel de un pleito de barrio en el que los dos sueñan con ser el Juan Camaney de la colonia. Desgraciadamente ya vimos lo que le pasó al país con un hombre como Fox en la Presidencia de la República.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada