miércoles, 5 de octubre de 2011

Rubén Moreira : La Familia Michoacana El Gobierno mexicano asesta duro golpe

por Rubén Moreira

 

El Gobierno mexicano asestó un duro golpe al crimen organizado con la captura de un importante capo del cartel de Sinaloa, el más fuerte del país, y otro de la Familia Michoacana, otrora poderoso pero hoy dividido y más débil.

Noel Salgueiro Nevarez, alias "El flaco Salgueiro", y Martín Rosales Magaña, "El Terry", fueron presentados hoy a los periodistas, 24 horas después de ser capturados en diferentes operaciones y lugares de México.

La detención de Salgueiro Nevarez afecta la estructura y la capacidad operativa del cartel de Sinaloa, también llamado del Pacífico, en el estado de Chihuahua e incluso "a nivel internacional", dijeron portavoces de la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena) y la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía) en una conferencia de prensa.

"El flaco Salgueiro" era lugarteniente del líder del cartel de Sinaloa, Joaquín "El Chapo" Guzmán, y responsable de esa agrupación en el norteño estado de Chihuahua, el más violento del país.

Los carteles de Sinaloa y de Juárez protagonizan una sangrienta disputa desde hace varios años por el control de los negocios criminales en Chihuahua, especialmente en Ciudad Juárez, una urbe estratégica para el trasiego de drogas hacia EE.UU. y considerada la localidad con la mayor tasa de homicidios del planeta.

Los de Sinaloa tienen a Gente Nueva como brazo armado, para el que trabajan las pandillas Los Artistas Asesinos y Los Mexicles, mientras que los de Juárez tienen a un grupo de choque denominado La Línea, vinculado con la pandilla Los Aztecas, todos involucrados además en el negocio de venta de droga al menudeo.

Los portavoces de la Sedena y de la PGR compararon la captura de Salgueiro, que fue efectuada por fuerzas del Ejército en Culiacán, capital de Sinaloa, sin necesidad de hacer ni un disparo, según dijeron, con la "caída" de Ignacio Coronel Villarreal.

"Nacho" Coronel, tercero en la línea de mando del cartel de Sinaloa murió en julio de 2010 en un enfrentamiento con el Ejército, y Salgueiro Nevarez "controlaban la actividad de narcotráfico en todas sus vertientes", en sus respectivas áreas, señalaron.

"El Flaco Salgueiro", considerado el fundador y líder de Gente Nueva, es acusado de secuestros, extorsiones, torturas y asesinatos de un gran número de personas en Chihuahua, incluidos funcionarios y dirigentes empresariales.

La PGR ofreció en octubre de 2010 una recompensa de hasta tres millones de pesos (unos 220.000 dólares) por información que condujera a su captura.

Por su parte, agentes de la Policía Federal (PF) capturaron a Martín Rosales Magaña, alias "El Terry", identificado por las autoridades como uno de los fundadores de La Familia Michoacana, y a tres de sus presuntos cómplices.

La detención de "El Terry", de 47 años, y de sus supuestos colaboradores tuvo lugar el martes en la comunidad de las Juntas, en el central Estado de México, con apoyo de inteligencia de EE.UU.

El cartel de La Familia, duramente golpeado por las fuerzas de seguridad, sufrió una división tras la muerte, en diciembre de 2010, de Nazario Moreno Gonzalez, alias "El Chayo", quien lideraba la organización con "El Chango Méndez", quien posteriormente fue capturado.

De esa pugna interna nació el grupo criminal Los Caballeros Templarios, narcotraficantes fieles a "El Chayo" que cuestionaron el liderazgo de "El Chango", el cual se ha convertido en la organización dominante de Michoacán.

Rosales Magaña, que cumplió en 1995 un año de cárcel en California (EE.UU.) por venta de heroína, comenzó a trabajar con "El Chango" en 2000 en un grupo del que surgió finalmente La Familia Michoacana, cártel que asoló al estado de Michoacán, del que es originario el presidente de México, Felipe Calderón.

Según la PF, el sospechoso escaló varias posiciones dentro de ese grupo criminal, para el que supuestamente reclutó y adiestró nuevos integrantes, comercializó hasta dos toneladas de marihuana al mes y vigiló laboratorios de drogas sintéticas.

También se le acusa de haber sido jefe de La Familia en el estado Guerrero, en la ciudad michoacana de Apatzingán y después en el Estado de México, donde libró guerras campales contra grupos antagónicos, principalmente Los Zetas, antiguos aliados con los que rompieron en 2008.

"El Terry" recientemente buscó el apoyo de Los Zetas para enfrentar a Los Caballeros Templarios, e intentó reestructurar a La Familia, para lo cual se replegó al Estado de México.

Rosales Magaña planeaba regresar a Apatzingán con un grupo de 200 sicarios de La Familia y Los Zetas a tratar de recuperar el control, de acuerdo con las investigaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada