domingo, 2 de octubre de 2011

Humberto Moreira : Vicente Chaires Una victoria fortuita

por Vicente Chaires

 

Un instante de fortuna le sonrió a Pumas y con eso bastó para que el equipo de Guillermo Vázquez lograra una victoria de 1-0 sobre el América y asumiera el liderato general. Luis Fuentes logró desviar un tiro de Francisco Palencia y cambió la historia de un partido que, cuando pasó del terreno dialéctico al de la cancha, se caracterizó por un empeño defensivo en ambas escuadras.

El discurso que pregonaron las dos instituciones en el que anunciaban sus deseos por ganar se transformó en un cerrojo defensivo. Es cierto que en disputa había algo más que tres puntos: un respeto por el adversario y el temor a perder, por eso, las primeras pulsaciones carecieron de vértigo.

Es más, la mayor parte del juego privaron las equivocaciones en los pases, una fuerte tensión se percibía en los jugadores que no querían ceder un ápice al rival, cualquier equivocación se podía pagar caro y se optó por evitar riesgos innecesarios.

De entrada, Guillermo Vázquez modificó su parado táctico, echó mano del 4-4-2, con Marco Palacios de vuelta en el once titular. Mientras las Águilas, que repitieron con línea de cinco en defensa, mostraron avances sustanciales, la mano de Alfredo Tena empieza a notarse, sobre todo en la parte defensiva. América recuperó solidez, dio algunos chispazos de creatividad, pero careció de efectividad.

Los azulcremas ayer merecían mejor suerte, que gozaron de opciones claras para abrir el marcador, pero no fueron capaces de capitalizar alguna; el equipo mostró personalidad y más determinación cuando se vio abajo en el marcador, en los instantes finales y después del silbatazo apelaron a su orgullo propio, pero tampoco les sirvió.

Mientras, Pumas sufrió para abrir las bandas, tenía la pelota y buscaba hacer las transiciones, pero regalaba muchos balones de manera infantil. Además, Velarde y Orrantia no lograron la profundidad que se buscaba. El muro americanista encabezado por Aquivaldo Mosquera estaba realizando una buena labor.

Con mucho orden, América hizo su esfuerzo por tener algo adelante, Tena se encomendó a un chispazo de Montenegro o Reyna y a la rapidez de Benítez. Pero también sufrieron para superar la defensa universitaria.

Más de media hora y cero emociones, hasta que El Rolfi centró por derecha, Óscar Rojas apareció solo en el centro del área, el defensa remató con la cabeza, pero la pelota se fue por un costado al 35’. América se creció en esos minutos, Pumas se revolvió para alejar la pelota y Rosinei, en un intento de clarear a Palacios, puso la pelota en el travesaño.

 

Daniel Montenegro, ante Francisco Palencia.
Daniel Montenegro, ante Francisco Palencia.

 

Fue hasta el segundo tiempo cuando la intensidad subió un poco. América volvió a avisar en una acción de Benítez, quien se acomodó para sacar un tiro con la zurda que Alejandro Palacios logró detener con una buena estirada. Diego Reyes remató un tiro de esquina y la pelota se volvió a ir por un lado.

Universidad no se intimidó, respondió de inmediato con un desborde de Emilio Orrantia, El Charalcentró retrasado, Cortés empalmó la pelota con la derecha, Navarrete salvó y la defensa mandó a tiro de esquina. Esa acción sentenció al América.

Cortés cobró desde la esquina, el balón fue rechazado por Diego Reyes, Francisco Palencia, quien esperaba el rebote, le pegó con la derecha, el balón iba hacia fuera, sin un dejo de peligro, pero Luis Fuentes se quedó en el área, estaba habilitado y desvió la pelota con el muslo, le cambió la trayectoria y superó a Navarrete. El 1-0 llegó al minuto 56.

Con el gol, América volvió a tratar de presionar más arriba, Alejandro Palacios le sacó otro balón de gol a Ángel Reyna. Montenegro intentó con tiros de media distancia, sacó un par de sustos, pero la pelota se fue por la raya final.

Alfredo Tena mandó a Daniel Márquez, Su equipo fue más atrabancado que certero. Pumas se paró con mucho orden bajo la voz de mando de Darío Verón. Era cuestión de cerrar los espacios y resistir, Universidad lo logró y se llevó la victoria.

Pumas puede sonreír, también se vale ganar con una dosis de fortuna. Y América, que sí tuvo una mejor cara, que merecía no caer de esa manera, buscó sacar el coraje con empujones al final del juego. La Liguilla empieza a ser una utopía para ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada